st

viernes, 31 de octubre de 2014

oishikatta desu



Kioto al mediodía. 

Hicimos unos pocos pasos a la salida del templo Eikan-dō, buscando algún lugar donde almorzar. Habíamos estado caminando toda la mañana desde temprano y ya estábamos un poco cansados, con un poco de calor y otro poco de hambre. No se veían muchos negocios por ahí; apenas esas máquinas expendedoras de bebidas que se encuentran en casi todos lados, pero, claro, nosotros no íbamos a empezar la dieta líquida justo ese día; queríamos sentarnos tranquilos un rato a comer y a descansar.

lunes, 29 de septiembre de 2014

kioto

Con la primavera ya instalada en Buenos Aires, me dieron muchas ganas de volver a ver las fotos del viaje a Japón, sobre todo las de Kioto, porque en casi todas la veredas, los frentes de las casas estaban repletos de macetas con plantas y flores de todos los colores y tamaños.


Pero lo que nunca me hubiese imaginado es ver a tantas chicas y chicos paseando y sacándose fotos, vestidos con kimono.

jueves, 19 de junio de 2014

kasutera


Es liviano, muy rico, no lleva manteca y es la ridiculez de esponjoso. Además es económico, fácil y rápido de hacer.

En Japón lo vimos en varias pastelerías pero no lo probé porque siempre había otra cosa que me daba más curiosidad y quedaba siempre rezagado.

miércoles, 4 de junio de 2014

art kitty parade en osaka


Esa mañana nos levantamos con cielo gris. Desayunamos y nos metimos rápido en la boca de subte, a media cuadra del hotel, para ir a la estación Kioto desde donde salía el tren hacia Osaka. La ciudad nos recibió lluviosa y bastante fresca; de no ser por el Grand Front Osaka, ubicado estratégicamente a la salida de la estación, nuestro día habría sido complicado.
Está bien, un shopping sigue siendo un shopping en cualquier lado del mundo y, a los que no les guste elegirlo como programa para pasear o ir de compras, sabrán entendernos a A. y a mí. Pero esta vez, créanme, fue diferente. No porque el Grand Front Osaka sea un complejo de seis edificios inmensos, modernos, rodeados de jardines, ni porque todo esté perfectamente señalizado con carteles, folletos y tenga, además, una recepción con empleados que sonríen de verdad y que informan con una amabilidad poco común sobre lo que se les consulte (bueh, como la mayoría en Japón).
No.
Esta vez fue diferente porque

viernes, 16 de mayo de 2014

japón


Hacía varios años que teníamos ganas de viajar a Japón. Planificarlo fue como amasar un pan redondo y hermoso, con tranquilidad y paciencia pero también con empeño. 
Nos organizamos bien, compramos guía en papel, mapas y un par de libros para aprender japonés; a mí me gusta hablar un poquito el idioma del país al que voy a viajar pero esta vez desistí después de un mes de haber empezado: con este idioma no hay método Ilvem que valga  ⊙﹏⊙De todas formas, no fue necesario porque los japoneses aun hablando muy poco inglés hacen que la comunicación fluya; al menos así se dio en nuestras dos semanas y pico de estadía. 
Los pasajes los compramos en el momento justo: si dejábamos pasar dos días más, no sé si viajábamos...

martes, 13 de mayo de 2014

japón en primavera











































Parque Shinjuku Gyon, Tokio

martes, 14 de enero de 2014

cheesecake japonés

El sábado me levanté de muy buen humor. El día estaba hermoso y, desde mi ventana, se veían los pichones ­—de los que hablé al final de la entrada anterior— picoteando los montoncitos de polenta que les había tirado hacía un rato. Ellos (y sus padres) se bancaron estoicamente la tormenta del martes pasado y, unos días más tarde, ya estaban aprendiendo a volar. ¡Bravo, pequeños!


Para festejar el acontecimiento preparé esta delicia del Japón :)

Blogging tips